PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL
cargando
Es sencillo dar por sentada a la democracia. Es fácil suponer que el ejercicio de la voluntad colectiva mediante votos y asambleas estará ahí cuando se le requiera. Sin embargo, no es un hecho dado. Es más bien un sistema en constante reajuste y perfeccionamiento que requiere de análisis y permanente interrogación. ¿Cómo es que llegamos hasta aquí? ¿Qué falla y qué podemos mejorar? Hay tres conceptos clave por explorar para entender la actualidad del sistema democrático mexicano y en particular a la democracia veracruzana: el sistema de partidos, la representatividad y la confianza.

Representatividad
Representar es dar voz a quienes no la tienen. En el sistema democrático, las voces de las y los ciudadanos son tantas, tan variadas y tan dispersas que requieren un modo efectivo de hacerse escuchar. Para eso están los partidos. Así, la representación ya no sólo es una característica de los partidos sino que precisa ser su bandera.
Primary Passive
Primary Passive
Primary Active
Primary Active
Desliza más
para leer la nota completa
Primary Passive Primary Passive Primary Active
Leer Ver
Representatividad
Icons / Eye

A pesar de ser entidades complejas, organizaciones que parecen inmóviles y enormes, los partidos políticos tienen una razón de ser sencilla y elemental. Es decir que, en un sistema democrático, los partidos cumplen una función primordial al canalizar las demandas de las y los ciudadanos a quienes tienen el encargo de gobernar y legislar; y, en este sentido, tienen como una de sus principales funciones, la representación de la ciudadanía. Como explicamos en la sección dedicada a los partidos políticos, parte del desarrollo histórico de estas agrupaciones fue motivado por la evolución de la representatividad: cada etapa incrementa de algún modo la representación y la base de votantes representados.

En este momento, sin embargo, un concepto tan sencillo y tan elemental como la representatividad está puesta en entredicho. No porque sea imposible de lograr sino porque parece que no está siendo puesta en práctica por los partidos. Y, como es fácil suponer, la falta de representatividad provoca, en quienes se sienten o perciben las exclusiones, una crisis de confianza. No es una consideración trivial o menor. Al contrario: es fácil extender la importancia de la representatividad hasta llegar a depositar sobre ella el peso de todo el edificio democrático. Sin representatividad —sin la percepción y, sobre todo, sin la efectiva condición en la política real— la democracia se vuelve inestable, frágil.

Encauzar las opiniones y las demandas de las y los electores permite la transformación al interior de los partidos. Su evolución no fue sencilla, ni ha sido lineal. No hemos vivido una situación de nula participación como tampoco una representación total de la ciudadanía. Si logramos comprender el derrotero de la participación de las masas mediante unos cuantos elegidos entenderemos bien cómo hemos llegado a la presente crisis de representatividad.

Las y los ciudadanos consideran que los partidos actualmente no los representan, y esto es así por un complejo entramado de razones. Es posible que una de ellas sea que los partidos hoy en día, tanto en México como en el mundo, en efecto han dejado de cumplir esa función. Es decir, es posible que no solo se deba a percepciones sino a una ineficacia sistemática de los partidos. Y quizá sea posible explicarla porque los partidos han ido cambiando, a la par de los cambios en las sociedades y las democracias contemporáneas.

Como explica la sección dedicada a los partidos, la etapa actual de éstos —la que Katz y Mair llamaron partidos cartel— cambió el enfoque de estas agrupaciones. De ser partidos que buscaban ampliar sus bases e incluir a la mayor cantidad de adherentes posibles, ahora privilegian por encima de todo, la relación entre organizaciones y entre partidos. Este modelo de organización puede dar la pauta para entender la pérdida de su función representativa. Ahora bien, ¿cuál es el panorama para los partidos políticos en México?

desliza más
para continuar
Partidos Políticos
Representatividad
Icons / Eye

Según estudios recientes los partidos mexicanos han acentuado sus tendencias oligárquicas y sus estructuras de partido cartel por medio de reformas a las leyes y los procedimientos electorales. Es posible hacer el análisis de los partidos en concreto, caso a caso:

PRI

A diferencia del PRI del pasado, el presidente de la República dejó de ser el líder que solía ser. Además, la falta de controles sobre las y los gobernadores —porque ya no existía ese poder centralizado y monopólico—, fomentó la corrupción en el ámbito estatal. A la par, la representación de su militancia se vio negativamente afectada. Quienes encabezaban gubernaturas no vieron la necesidad de responder a sus electores, en tanto que el presidente, en su afán de consolidar el poder, favoreció la agenda política de su grupo y posteriormente dio la espalda a los miembros del partido y simpatizantes en la designación del candidato presidencial.

PAN

Por su origen, es un partido de cuadros con una estructura fuertemente vertical, donde los líderes partidistas tienen amplias prerrogativas para la toma de decisiones. Sus procesos de elección son mayoritariamente de democracia indirecta. La conquista de la presidencia de la República en 2000 afectó el funcionamiento interno del partido; y, a partir del gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) se generó una fractura interna entre coaliciones, que resultó en una lucha por el poder y el reforzamiento de las tendencias oligárquicas de sus líderes, que parece continuar a la fecha.

PRD - MORENA

Los partidos de izquierda en México se han caracterizado históricamente por su tendencia a la fragmentación y al divisionismo interno. Esta fragmentación en grupos o ‘tribus’ permite una dispersión de polos de poder político, lo que en cierto modo hizo a estos partidos más representativos que los demás. Al tratarse de partidos de izquierda imitan aspectos de organización de los partidos de masas, como atraer militantes y mantener elecciones de sus dirigentes de manera directa o abiertas al público. Sin embargo, al interior de las fracciones hay fuertes liderazgos que controlan a sus militantes.

Por otro lado, paradójicamente, la dispersión de poder no ayuda a la organización interna y los conflictos entre facciones debilitan la imagen del partido y su eficacia electoral. Ello motiva el surgimiento de liderazgos personalistas fuertes. El divisionismo lleva a la ruptura como ocurrió en el caso del surgimiento de Morena. Este partido ha evitado, en sus pocos años de existencia, este fraccionamiento, pero con el costo de un liderazgo en muchos aspectos poco representativo de su militancia.

Partidos minoritarios y emergentes (PVEM, PT, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza)

Los partidos minoritarios se han caracterizado por el mantenimiento de liderazgos reducidos y casi permanentes. Hay además una ausencia de discusiones ideológicas y programáticas al interior de éstos, sobre todo en la etapa de contiendas internas. Los partidos a menudo son acusados de ser “empresas familiares” y de que su interés es mantener el registro como partido con base en alianzas con otros partidos, más que la conquista de posiciones electorales y la representación de sus militantes.

Una evaluación en 2012, tomando en cuenta indicadores como centralización de la toma de decisiones, preeminencia de los intereses del liderazgo, nepotismo, control de los recursos financieros del partido, tamaño del cuadro burocrático, respeto a las reglas formales, injerencia e influencia de los miembros, control de los canales de comunicación, entre otros, mostró que los partidos mayoritarios (entonces PRI, PAN y PRD) presentaban elevados niveles de ‘oligarquización’. En una escala de 0 a 100 donde 100 se considera más autoritario, el PAN (entonces en la presidencia) fue calificado con 70, el PRI con 66 y el PRD con 59.

desliza más
para continuar
Partidos Políticos
Partidos Políticos

PARA RECAPITULAR

Icons / Eye

1. En un sistema democrático, los partidos cumplen una función primordial al canalizar las demandas de la ciudadanía a quienes tienen el encargo de gobernar y legislar; y, en este sentido, tienen como una de sus principales funciones, la representación.

2. Es fácil extender la importancia de la representatividad y considerar que sobre esta función recae gran parte del peso de todo el edificio democrático. Sin representatividad —sin la percepción y, sobre todo, sin la efectiva condición en la política real— la democracia se vuelve inestable y frágil.

3. De ser partidos que buscaban ampliar sus bases e incluir a la mayor cantidad de adherentes posibles, ahora los partidos privilegian por encima de todo, la relación entre organizaciones y entre partidos. Este modelo de organización de algún modo posibilita entender por qué la ciudadanía percibe una disminución en la función representativa de los partidos políticos.

4. Según estudios recientes, los partidos mexicanos han acentuado sus tendencias oligárquicas y sus estructuras de partido cartel por medio de reformas a las leyes y los procedimientos electorales.

5. El PRI, en particular, dejó de ser un partido hegemónico, y en la fragmentación de su poder, la representatividad de sus militantes sufrió. El PAN es un partido eminentemente vertical y a pesar de haber conseguido la presidencia en 2000, sus estructuras no han podido reparar las grietas y las fragmentaciones al interior. El PRD y MORENA han tenido una tendencia histórica a la fragmentación; y para intentar contrarrestar estas rupturas instala con frecuencia liderazgos fuertes que tienden a ser poco representativos de su militancia.

6. Una evaluación en 2012, que tomó en cuenta indicadores como centralización de la toma de decisiones, nepotismo, control de los recursos financieros del partido, tamaño del cuadro burocrático, injerencia e influencia de los miembros, control de los canales de comunicación, entre otros, mostró que los partidos mayoritarios presentaban elevados niveles de ‘oligarquización’.

desliza más
para continuar
arrow
Previous Story
Hekmat Abo Shakra
arrow
Next Story
Hekmat Abo Shakra
arrow
Suffocation
Lorem Ipsum
0/10